Gracias a las baterías de iones de litio de alta capacidad que incorpora nuestro drone de ala fija, el T-1 somos capaces de ofrecer autonomías de vuelo superiores a los 90 minutos con una carga de pago de 300 gramos en sensores ópticos.

Esta autonomía es fácilmente mejorable añadiendo una segunda batería, pudiendo llegar a autonomías superiores a las dos horas de vuelo, lo cual nos permite hacer de una sola pasada trabajos que resultan impensables para los drones multirrotores.

El cambio de baterías en las jornadas de vuelo resulta extremadamente sencillo, pudiéndose realizar en menos de 2 minutos para tener el drone en orden de vuelo en el menor tiempo posible.

Junto con una batería de iones de litio de alta capacidad, el drone profesional de ala fija T-1 incluye un cargador avanzado con capacidad para realizar una carga balanceada completa en menos de 3 horas, así como funcionalidades avanzadas como el modo almacenamiento para dejar la batería en su nivel óptimo de carga en caso de que no la tengamos que usar en largas temporadas.

Comparte esto